Teko - TEKO
120
page-template-default,page,page-id-120,ajax_fade,page_not_loaded,,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.4,vc_responsive

TEKO

DESDE 1989 evolucionando DÍA a DÍA
como FIELES ALIADOS al servicio de nuestros clientes.

La historia comienza a tejerse en 1989 bajo la denominación de la marca txakel. Tras 23 años de intenso trabajo se decide cesar la actividad y poner fin a una más que espléndida etapa humana y empresarial en 2012.

En 2012, uno de los dos socios fundadores, Jose Mari Azpiazu, crea la empresa Eko.tx, también denominada ekopuntotx.

Tras un período de arduo trabajo, reflexión y estudio, en enero de 2017, ekopuntotx pasa a denominarse TEKO, con el fin de reforzar la identidad de marca. Un año más tarde, a inicios de 2018, Arantxa Garin toma las riendas de la empresa convirtiéndose en la nueva Directora. 

La empresa TEKO está a disposición de clientes exigentes de sectores diversos que demandan un alto nivel de compromiso y una atención personalizada y de calidad.

JOSE MARI AZPIAZU, fundador de TEKO

 

El alpinismo nos ayuda a conocernos mejor y a elevar constantemente nuestro rendimiento profesional.

“En mi corazón tengo la certeza de que no existen metas regaladas” nos recordó el irrepetible alpinista italiano Walter Bonatti, dejándonos bien claro que la satisfacción, igual que la felicidad, es una conquista y que la única vía para lograrla es el esfuerzo persistente.

El alpinismo me enseñó a caminar por los inciertos y cambiantes caminos de mi profesión sin miedo y con determinación, pero sobre todo a ser fiel aliado de quienes te ofrecen su confianza y a compartir un mismo destino.

Vaciarte y llenarte. Caerte y levantarte. Crecer en la dificultad. No hay otra receta mejor.

ARANTXA GARIN, Directora de TEKO

 

100% Racional 100% Emocional

Me gustan las personas determinantes: inspiran seguridad y fomentan la credibilidad.

Dar la palabra y cumplirla. Se trata de eso.

En esta sociedad, denominada “líquida” por filósofos de la talla de Zygmunt Bauman, la firmeza y la solidez son un valor escaso.

Me gusta rodearme de personas que comparten este sentimiento y esta forma de trabajar y de vivir. Nos permite mirarnos a la cara y saber que compartimos una misma meta y avanzamos como fieles aliados por un mismo camino.

A mi modo de entender, la razón y la emoción han de ir de la mano para obtener el mejor resultado. Tanto en la vida, como en el trabajo.